Dispareunia

Dolor durante las relaciones sexuales

Esta disfunción puede aparecer después de un parto, por patología congestiva o la menopausia.

Después de un parto donde se ha realizado una episiotomía o bien se ha producido un desgarro de la zona vaginal o incluso anal, la cicatriz que queda provoca dolor durante la penetración por la falta de elasticidad del tejido cicatricial. El tratamiento de fisioterapia consiste en aplicar masaje perineal, realizar estiramientos de la musculatura afectada, aplicar radiofrecuencia o técnicas miofasciales que mejoran la flexibilidad y la elasticidad de la cicatriz, con lo que la patología desaparece y deja de ser un problema para la mujer.

En otras ocasiones, el dolor no tiene su origen en la episiotomí­a o el desgarro, sino que suele coincidir también tras el parto pero por diferentes motivos: malposición uterina, congestión de la pelvis menor, hipertoní­as o existencia de puntos dolorosos en las estructuras musculoligamentosas lesionadas o afectadas durante el embarazo y parto, etc.

La menopausia y la sequedad vaginal provocada por los cambios hormonales, también pueden ser la causa de esta patología.