Cicatrices perineales: episiotomía, cirugía

La episiotomía es el corte que realizan el ginecólogo o la matrona durante la fase expulsiva del parto con el objetivo de intentar facilitar la salida del bebé y evitar desgarros de la zona perineal y anal en la mujer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su uso de manera restrictiva y no generalizada. Estudios recientes demuestran que el masaje perineal durante el embarazo y conseguir un buen tono de estos músculos reducen significativamente el porcentaje de episiotomí­as, por lo que, si no hay contraindicación médica que lo impida, es muy importante aprender a realizarlo durante el embarazo, a partir de la semana 20 de gestación.

Es fundamental que, además de acudir a la revisión ginecológica, acudas también a la revisión postparto con la fisioterapeuta, ya que, aunque no te duela la zona al mantener relaciones sexuales o al realizar actividades cotidianas, pueden existir adherencias, fibrosis excesiva, bridas cicatriciales, etc. que afecten al correcto funcionamiento de las estructuras musculares y ligamentosas que hay a su alrededor.

El tratamiento precoz de las molestias o disfunciones provocadas por la episiotomí­a y/o desgarros -generalmente dolor durante las relaciones sexuales, al sentarse, incontinencia urinaria, etc.- hace que éstos desaparezcan rápidamente con técnicas como el masaje perineal, estiramientos, etc. y, en ocasiones, con técnicas un poco más especí­ficas como la radiofrecuencia.