Fisura anal

La fisura anal se define como una úlcera situada en la parte final del canal anal, de aparición frecuente y que ocasiona grandes molestias en forma de dolor intenso pese a su pequeño tamaño

La causa más común es el estreñimiento crónico, que provoca que, al paso de heces muy endurecidas, éstas arrastren la mucosa rectal produciendo pequeños traumatismos que pueden influir en la aparición de la fisura.

El dolor producido desencadena una contracción refleja de la musculatura anal, lo cual impide una correcta cicatrización de la úlcera y perpetuación de la patología.

La fisioterapia va dirigida a eliminar esta hipertonía o contractura muscular mediante la radiofrecuencia, la reeducación de las maniobras de evacuación y los estiramientos de la musculatura afectada hasta conseguir la normalización de la zona, es decir, la cicatrización de la fisura, la relajación del anillo muscular y la realización de una correcta maniobra evacuatoria.