Incontinencia urinaria

Consiste en la pérdida involuntaria de orina en un momento y lugar no adecuados, y en cantidad o frecuencia suficiente como para que suponga un problema para la persona que la sufre, así como una posible limitación de su actividad y relaciones sociales. La persona afectada tiene una necesidad imperiosa y repentina de orinar y es incapaz de retener la orina

Existen tres tipos de Incontinencia Urinaria (IU) que pueden ser tratados con fisioterapia:

  • Incontinencia Urinaria de Esfuerzo (IUE): pérdida de orina al realizar un esfuerzo (tos, estornudo, salto…).
  • Incontinencia Urinaria de Urgencia (IUU): pérdida de orina provocada por una urgencia o imperiosidad, donde la persona no es capaz de controlar la micción.
  • Incontinencia Urinaria Mixta (IUM): hay síntomas de esfuerzo y de urgencia al mismo tiempo.

En función del diagnóstico, aplicaremos diferentes tratamientos. Las protecciones anti-incontinencia (compresas, salvaslip, etc.) no son la solución al problema, sino sólo medidas paliativas que no cambian en nada la situación y ésta siempre empeora con el paso del tiempo, lo que supone un gasto económico enorme al cabo de los años.

La pelvis es una estructura ósea compuesta por músculos y tejido conjuntivo que cumplen una función muy importante para el buen y correcto funcionamiento de órganos como la vejiga, la uretra, el útero y el recto. Si la musculatura del suelo pélvico no responde correctamente puede derivar en patologías de diversa gravedad, como una incontinencia o un descenso o prolapso de las vísceras del suelo pélvico. Estas estructuras son tratadas mediante la fisioterapia con tratamientos inocuos, de fácil aplicación y sin efectos secundarios.

Incluso en los casos donde, dada la gravedad de la incontinencia urinaria, se requiera una cirugía, también existen tratamientos de fisioterapia previos a la  misma y postoperatorios inmediatos y posteriores a la cirugía, que mejoran el resultado de la misma, evitan posibles recidivas y acortan los plazos de recuperación cuando el tratamiento es precoz.

Conviene señalar que aquellas pacientes que, aún siendo candidatas a cirugía, realizan un tratamiento preoperatorio aumentan las posibilidades de una recuperación total, ya que, además de la cirugía, es importante que la paciente tome conciencia de su suelo pélvico, lo tonifique y sepa utilizarlo durante las actividades de la vida diaria.

Los objetivos del tratamiento son reeducar el sistema abdomino-perineal para las actividades de la vida diaria y fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Para ello, utilizamos diferentes técnicas y aparatología, como electroterapia, magnetoterapia, radiofrecuencia, gimnasia abdominal hipopresiva, ejercicios perineales dirigidos, entrenamiento perineal para las actividades de la vida diaria…