Enuresis

La enuresis se define como la persistencia de micciones incontroladas más allá de la edad en la que se alcanza el control vesical (4-5 años como edad extrema)

La incontinencia urinaria en el niño puede ser diurna, nocturna o ambas. La más frecuente es la nocturna y afecta más a los varones que a las niñas. Suele tener un componente hereditario importante.

Las enuresis pueden ser leves, moderadas o severas. La causa más frecuente y habitual de la enuresis suele ser una vejiga hiperactiva, si bien puede haber otras causas como alteraciones del sueño, trastornos hormonales, etc.

A la edad de 4 años un niño debe controlar esfínteres tanto de día como de noche. Como es cierto que el desarrollo neurológico no es igual en todos los niños, consideramos que hasta los 6 años el niño no debería ser examinado por el urólogo. A partir de los 6 años, si la enuresis persiste, el médico especialista puede realizar pruebas diagnósticas para determinar la causa de esa incontinencia urinaria y valorar el tratamiento a seguir.

La fisioterapia realiza un tratamiento conservador no invasivo y sin efectos secundarios. Sus resultados son muy buenos en los casos en los que el diagnóstico pone de manifiesto una vejiga hiperactiva o inestable, si bien en los más severos es necesario combinarlo con medicación.

Las técnicas empleadas en fisioterapia para la enuresis son la electroestimulación indolora, a través de unos electrodos que se pegan en la piel del niño, y el calendario miccional o registro de micciones y de ingesta de líquido, que el niño debe rellenar durante varios días para evaluar su pauta de micciones y poder así modificarla, si fuera necesario.